Una buena relación entre el cuerpo y el campo gravitatorio de la Tierra permite soltar el exceso de tensión habitual que nos mantiene en conflicto con nosotros mismos y con nuestro entorno físico y psicosocial.

Esto es importante para
cuidar la salud y prevenir enfermedades

gestionar las emociones
comunicar de forma eficaz
crear buenas relaciones de cooperación y ayuda mutua
resolver el estrés postraumático propio y transgeneracional
orientarte cuando quieres cambiar el rumbo de tu vida