Una buena relación entre el cuerpo y el campo gravitatorio de la Tierra permite
soltar el exceso de tensión habitual que nos mantiene en conflicto a muchos niveles. Esto es importante para   

... cuidar la salud y prevenir enfermedades
El exceso de tensión en los músculos y tejidos conjuntivos interfiere en las funciones fisiológicas del cuerpo a todos los niveles: la respiración, la digestión, la circulación, el flujo de información en el sistema nervioso, el buen estado del sistema musculo-esquelético y las articulaciones, el equilibrio hormonal, el equilibrio ácido/alcalino, etc.

... gestionar las emociones
Muy temprano en la vida descubrimos que podemos usar la tensión de nuestros músculos para interrumpir el flujo de sensaciones que no nos gustan. Entonces, estas se acumulan por debajo del umbral de la conciencia y la propia tensión aumenta su intensidad aún más. Cuando ya no se pueden contener, irrumpen en forma de emoción desmesurada en comparación con lo que sucedió.


... comunicar de forma eficaz
Literalmente, la tensión habitual de nuestros músculos nos aparta del suelo y nos distancia de nuestro interlocutor. Esta forma de ocupar el espacio comunica miedo, manifiesto en forma de una actitud de amenaza o de sometimiento, que tuerce el deseo y las posibilidades de comunicación y relación inherentes a nuestra naturaleza.


... crear buenas relaciones de cooperación y ayuda mutua
Comunicarnos, relacionarnos y ayudarnos mutuamente es nuestra naturaleza. Para nosotros, los seres humanos, es imprescindible aprender a utilizar nuestra capacidad de percepción sensorial para cultivar relaciones de comunicación y cooperación en vez de la violencia individual y colectiva que domina las vidas de tantas personas en el mundo.


.... resolver el estrés postraumático propio y transgeneracional

Los mecanismos que nos ayudan a sobrevivir una experiencia traumática pueden mantener el organismo y la psique encallado en el momento justo antes de lo peor del impacto traumático. Si no se procesan de forma adecuada, la vida se organiza alrededor del esfuerzo por evitar el impacto de lo que sucedió y los patrones resultantes se transmiten de generación en generación, lo cual lleva a la repetición y reiteración de las condiciones traumatizantes.